octubre 21, 2009

Sobre los castañuelistas en la música criolla peruana


Fuente:
El waltz y el valse criollo
César Santa Cruz Gamarra
Lima: Concytec, 1989, 2da. ed., pp. 64-65
....................


[…]
Durante los años de la segunda década del 900, las "reuniones", es decir, las fiestas en el barrio, las fiestas familiares de quienes viven en cuarto de callejón, en "tienda" y aun en "casa-americana"(4) siguen desarrollándose de acuerdo al planteamiento que describí en párrafos anteriores: serenata, santo, corcova; animación musical a cargo de gente amiga; refuerzo de menaje y vajilla por colaboración de la "amiga del alma"; presupuesto de gastos a cargo de la persona oferente (dueña del santo o padres del nuevo cristiano) financiado en base al ahorro realizado durante buen número de meses y con detrimento del presupuesto familiar.

Mencionar la vajilla me recuerda a un pintoresco personaje, ocasional animador en la alegría criolla: el "tocador de cucharas". Pero él nos lleva a otro personaje que no puede pasar inadvertido en un recuento o revisión de música y músicos populares costeños: el "tocador de castañuelas". Al castañuelista se le encuentra, siempre, como un complemento de los conjuntos en los cuales la melodía está confiada a la voz humana y no a uno o más instrumentos musicales. El castañuelista es, pues, percusionista del grupo y a veces canta y toca los palillos. Pedro Torres ("Don Pedrito") quien fuera integrante del conjunto inicial "Fiesta Criolla", cuando era muy joven, allá por 1921, recorría las calles del barrio "La Victoria" cantando aires criollos al mismo tiempo que se acompañaba con las castañuelas. Recorría las calles -digo- porque, en efecto, sirviendo de acompañante a un amigo suyo, vendedor de ron de quemar, iba sobre una pequeña carreta -en la que se había acondicionado una barrica conteniendo el combustible- que era halada por una ágil mulilla. Las canciones y castañuelas de Pedro Torres eran más efectivas que la campanilla empleada por su amigo, para atraer a las amas de casa a proveerse de la inflamable mercancía.

Hubo muchos castañuelistas extraordinarios como Pedro Torres en la época brillante de la música criolla. Indudablemente, las castañuelas llegan al Perú con las danzas y aires españoles; la presencia de ellas en la interpretación del vals resulta prueba definitiva de un consciente propósito de asociar la jota con la danza recién llegada.

[…]
---------------------
4. La "tienda", no era una tienda de negocio propiamente. Se daba el nombre de "tienda" a la casa-habitación con puerta principal a la calle, con el propósito de distinguirla del modesto "cuarto de callejón". La puerta de la tienda fabricábase de una o dos hojas simples -sin postigos- carente de adornos y sin ventana complementaria, al lado. En el interior: dos o tres cuartos, más el corral-cocina. Era todo. Algunos vecinos distinguidos vivían en lo que se conocía como "casita americana", casa habitación, cuya puerta principal se encuentra en la propia calle. Dicha puerta es de dos hojas con postigos protegidos con artísticas rejillas de hierro; la puerta formaba un todo con una ventana complementaria en su parte superior, la misma que lucía protegida y adornada con su correspondiente rejilla. Invariablemente, estas casas tenían, junto a la puerta, una gran ventana; igualmente enrejada en su totalidad, o hasta la parte media -simulando una especie de gracioso balcón-. La distribución interior de la vivienda brindaba las comodidades elementales como ser: escritorio, saloncito, comedor, baño; a veces un pequeño patio interior y, por supuesto, dormitorios.



...............................................


Video

Embustera (polca)
Autor: Miguel Correa
Los Romanceros Criollos
Cajón: Julio Vásquez
Castañuelas: Cocoita Samame
Programa Medio Dia Criollo (años 90's)

Subido por siglomusical



Anoche te he visto pasar
con otro del brazo, infiel
te brindaba sus caricias
no me lo puedes negar
Y cuando estás conmigo dices así:
A ti solititito te quiero a tí
Ahora, ya convencido, qué me dirás
Dirás que todo es mentira, qué va, qué va
Pagarás ... pagarás
por infame tu maldad
Porque amor ... porque amor
como el mío ¡no hallarás!

Promesa (polca)
Autor: Manuel Cobarruvias
Conjunto Fiesta Criolla:
-Oscar Avilés - primera guitarra
-Francisco "Panchito" Jiménez - primera voz
-Humberto Cervantes - segunda guitarra y segunda voz 
-"Don Pedrito" Torres, "Verija" -  castañuelas 
 -Arístides Ramírez "El Mono"- cajón
subido por Cd L




Piénsalo bien mi vida
y si aceptas pondré
mi bohemia mas rara

encima de un altar...

Ahora que me quieres
creo yo más en Dios
Ahora que te quiero
crees tu mas en mi

Dame sin desconfianza
tu boca de rubí
y el chasquido de un beso
sea un himno a los dos

No tengas miedo linda
de mi reputación
que si me das el néctar
que hay en tus labios rojos
aunque sin mi botella
se me porten peinoso
no beberé una gota
lo juro corazón

Y si aceptas ser mía
no volveré a mirar
más falda que la tuya
y no jaranearé
piénsalo bien mi vida
y si aceptas pondré
mi bohemia más rara
encima de un altar 



1. Lima de novia (valse)
Compositor  y voz: Mario Cavagnaro Llerena
Acompañamiento: Conjunto Fiesta Criolla (segunda etapa)

2. Claro de luna (valse jaranero)
Compositor: Felipe Pinglo Alva
Conjunto Fiesta Criolla (segunda etapa)
- Pancho Jiménez - voz
- Humberto Cervantes - voz
- Roberto Velásquez - guitarra
- Arístides Ramírez - Cajón
- Ernesto Samamé "Suda Pisco" o Cocoita Samamé - castañuelas

Programa emitido por canal 9, 1965
subido por Victor Abel Huamanchumo Llontop



1.
Bañada por las aguas de un mar que te acaricia,
coqueta/alegre y soñadora, así eres Lima tú, 
romántica y altiva alegre generosa 
eres por ser hermosa,la novia del Perú.

Perú, tu tierra limeña
te canta con este vals,
para tu gracia señera,
y nada más y nada más,
que un vals Perú  te entrega cocorazón
¡que ama ríe y canta
y sueña por tu inspiración!

2.
Ven que entre mis brazos,
y entre mis caricias,
al claro de luna, mujer,
viviré contento y feliz,
porque siempre estoy junto a ti,
y cuando la luna con sus albos haces,
de rayos alumbre a los dos,
tendrán envidia y celos,
de tan puro amor.

La vida tan sólo para mí transcurre,
en el sufrir continuo, mi bien,
porque has sido tú, mi amor,
que has venido a crear en mí,
con esas palabras que gratas resuenan,
entre mis oídos cual arrulladores
murmullos de besos y palabras tiernas,
de pasión voraz.

Vivo en este instante en sufrir continuo,
y eterno desvelo, mi bien,
por qué no aceptas mi amor,
por qué no comprendes mi mal,
piensa, niña hermosa que con tu cariño
la dicha he de conseguir, no seas malita,
¡ven, dime que sí!



Audio


El castañuelista - Enrique Ráez Mendiola




Enlaces



Sobre las castañuelas españolas
Las cucharas como instrumento musical






.