diciembre 05, 2009

Dos villancicos cusqueños y un nacimiento colonial de Arequipa


Fuente:
Revista "Variedades" (supl. "El Peruano")
Lima, 22 de diciembre de 2008, pp.6-7
-------------



El baúl de Nochebuena
Texto y foto: Rocío Méndez Carvajal



El monasterio arequipeño de Santa Teresa exhibe el Baúl de la Natividad, de más de tres siglos, que contiene 12 pasajes bíblicos y 150 imágenes talladas en madera.




En arte religioso virreinal podría decirse que Arequipa no lo ha mostrado todo y que en los conventos, monasterios y templos de la ciudad se guardan sorprendentes piezas aún no vistas por el público. Durante años fueron celosamente guardadas, pero han empezado a ver la luz dando gratas sorpresas. El Baúl de la Natividad, de propiedad del Monasterio de Santa Teresa, es uno de ellos. Recién en junio de 2005 fue expuesto al público junto a otras piezas que datan del siglo XVII.

Llegó al monasterio en 1730. Está conformado por una gran caja de madera cuya pared delantera y laterales se abren mostrando las más de 100 figuras humanas y 50 piezas de animales que moran en su interior. La obra se complementa con un conjunto de árboles, montañas, arquitectura y tallas doradas y policromadas que enmarcan y delimitan espacios.

Delicadeza artística

En total, 12 pasajes bíblicos fueron recreados en el "baúl": la escena de la Natividad, la adoración de los pastores, la adoración de los ángeles, la llegada de los Reyes Magos, el jardín del Edén, la huída a Egipto, la matanza de los inocentes, la visita de la Virgen a Santa Isabel, el Niño Jesús entre los doctores, la Anunciación y el bautismo de Cristo, todos confeccionados con delicadeza artística.

Cada imagen mide 12 centímetros de alto. La mayoría está íntegramente tallada en madera, algunas son de maguey y tela encolada; los animales fueron hechos de pasta modelada. La arquitectura es de madera tallada y las montañas de maguey, tela encolada, cristales de cuarzo y mica natural triturada. Todas las imágenes son polícromas y tienen dorado a punta de pincel con oro en polvo.

El director del Museo de Arte Virreinal de Santa Teresa, Franz Grupp, explica que el Baúl de la Natividad es una de las piezas más admiradas por los visitantes, especialmente en temporada de Navidad. La gente le reconoce no solo la calidad artística sino también el buen estado de conservación pese a los más de tres siglos transcurridos.

El Baúl de la Natividad fue mandado hacer a Quito por un sacerdote apellidado Arbe –años antes esta misma familia donó las tierras donde se edificó el complejo religioso–, que llegó a Arequipa a lomo de mula según las crónicas que atesora el monasterio.

Por las características estilísticas de las piezas, Grupp y la historiadora de arte Zully Mercado consideran que todas las imágenes y demás accesorios debieron llegar del país del norte, mientras que el baúl en sí debió ser hecho y armado en la región, porque el panel del fondo tiene todas las características de la pintura de la Escuela Cuzqueña.

Según la historia, los baúles originalmente tenían una función catequista, por ello se representaban en su interior diversas escenas de la historia sagrada. En el caso del Baúl de Santa Teresa, que fue expresamente confeccionado para el monasterio, se prevé que fue hecho solo para ser usado como pieza principal en las fiestas navideñas, aunque por años esta obra fue desconocida para Arequipa.

En el Perú existen otras piezas similares, pero ninguna como la arequipeña, que se diferencia en tamaño, calidad artística y estado de conservación de la que existe en el Monasterio de Santa Catalina en el Cusco y en el Museo Pedro de Osma en Lima.

El Baúl de la Natividad, antes de ser mostrado al público, tuvo que pasar por un cuidadoso proceso de limpieza y reubicación de piezas y partes desprendidas, trabajo que demandó un año para luego ser mostrado como una de las más de 800 piezas con las que cuenta el Museo de Arte Virreinal de Santa Teresa.

-------------


Audio

Estos dos audios provienen del disco "Navidad peruana" (1986) que está en este buen blog. Sobre este disco, vale citar a Alfonsina Barrionuevo:
"...En su larga y fecunda vida [Ricardo Castro Pinto] fué captando una serie de piezas religiosas y populares. Alguna vez trabajamos con él y su hijo, que siguió sus pasos con villancicos que grabamos en un disco de acetato para un gran admirador de la música andina, el ingeniero David Ballón Vera, de la Minera Kananga. Un disco de antología con las voces de Teresa Guedes, las Hermanitas Sánchez, Ñusta Nativa, Los Campesinos, entre otros, y el Coro."
(click)


1.- Much´ayakusqayki - Coro Polifónico Municipal Cusco (fundado por Ricardo Castro Pinto en 1965)
2.- Allá baja Jesucristo - Los Campesinos



Allá baja Jesucristo
con sus rayos de cristal,
alumbrando el universo
con sus rayos de cristal

Alegría, alegría
por el día de Navidad

De aquel tronco nace la rama
de la rama nace la flor
de la flor nace María
y de María el Redentor

Alegría, alegría
por el día de Navidad


---------------


Link





.