julio 21, 2013

Icaros: sonoridad mágica, sonoridad curadora


Los cantos ceremoniales de curación conocidos como ícaros en los pueblos amazónicos con  patrón de culto chamánico han sido estudiados desde la antropología y la medicina tradicional, pero no así desde la musicología.  Esto se debe en buena parte a la complejidad del contexto ritual en que se interpretan.  De poco serviría transcribir una melodía o canto (es decir, congelarla en un papel o en una grabación), si por su propia naturaleza es un ente vital que fluye en contante transformación, según convenciones pre-establecidas, y con un fin específico: curar.  El icaro es un canto que descontextualizado del ritual para fines  meramente contemplativos, se vacía de buena parte de su carga expresiva y sobretodo, mágica.
Transcribo las líneas iniciales de un artículo que puede servir de introducción al tema, así como un poema que César Calvo  insertó en su libro Las tres mitades de Ino Moxo (1981);  en él, con código de privilegiada belleza, lo que tenemos es una completa  lección sobre las funciones del ícaro vía una de las principales plantas de poder que lo hacen posible: el ayahuasca.
/m. cornejo d.



Icaros.  Canciones mágicas de la Amazonia 
Francesco Sanmarco


Estoy volando a través del aire
estoy volando por ti
estoy volando con una música alegre
con una excitante música...


Don Mariano (chamán shipibo-conibo)


Hay algo conmovedor e ineludible en la similitud entre las dos palabras: Icaro -la tradición del canto chamánico del Perú-  e Icarus -tema del antiguo mito griego sobre el hombre que voló demasiado cerca del sol- . Es como si hubiera una conexión entre  Ícarus, embriagado por su vuelo en lo alto en el cielo con sus alas de cera, y las mágicas canciones chamánicas, que fluyen en lo alto del mundo de los espíritus. Pero ahí el paralelo se detiene.

Los Icaros (o Ikaros) son los cantos mágicos que en el Perú pueden ser cantados, susurrados o silbados por chamanes (y brujos similares) para comunicarse con el mundo espiritual. La palabra posiblemente deriva del verbo quechua  Ikaray  -"soplar humo"-, una técnica utilizada por los chamanes en sus curaciones.

Los chamanes usan estas melodías para cargar mágicamente a una persona, una planta, o casi cualquier otra cosa -ya sea animada o inanimada-, con el específico intento o propósito de obtener o influir en un resultado deseado.  Representan un lenguaje especial destinado a interactuar con el mundo de los espíritus, como los de las plantas (aunque no solo limitado a ellos).

La dieta chamánica

La forma tradicional por al cual los sanadores chamánicos de la amazonia peruana aprenden sus icaros -o mejor aún, los reciben directamente de los espíritus-,  es a través de un régimen de dieta (la Dieta). Los chamanes reciben las canciones mientras duermen; sueñan sus visiones viajando en el mundo de los espíritus, intoxicados por el ayahuasca, u otra dieta vegetal determinada.
(...)

(Texto completo en inglés : Sacred Hoop Magazine,  N° 68, pp. 20-24)



Ayahuasca

César Calvo


El ayahuasca no es placer fugitivo, ventura o aventura sin semilla como para los wiracochas.
El ayahuasca es una puerta, pero no para huir, sino para entrar en éstas y otras naturalezas. Para recorrer las provincias de la noche que no tienen distancia, inabarcables. 
La luz del ayahuasca no explica, no revela misterios.
El ayahuasca riega la tierra desconocida y ésa es su manera de alumbrar.
Y cuando se le llama con urgencia y con respeto, el ayahuasca es el costado de un cuchillo de piedra.  Separa el cuerpo de su ánima.
Si un ánima está enferma, la divorcia de su materia dura, niega el contagio, lo empala.
El ayahuasca enseña el origen y la ubicación del mal. Y dice con qué cantos, con qué icaros espantarlo.
Y si el cuerpo está enfermo, igual. Lo separa de su ánima para que no la pudra.
Enseña también las raíces que mantienen al cuerpo espiritual del ánima material distantes, separados, hasta que la carne resucita en el preciso corazón de su salud.
Y eso que parece ser nada, lo es todo.
Hay dones, hay poderes, hay mandatos, hay raíces y jugos de raíces.
Cortezas precisas para esto y aquello.
Ciertos tipos de lluvia que se beben y también ciertas piedras.
Cómo y cuándo utilizarlos y prepararlos, eso es lo que sabe el ayawuaska.
Y eso lo transfiere si así lo considera, si el cuerpo y el ánima lo merecen.
Cuando se sabe llamar al ayahuasca con urgencia y con respeto, no hay error, no hay milagro, ni antes ni después del ayahuasca.
Hay lo que merecemos conocer, lo que merecemos ignorar.
Todo es merecimiento.
Cuando se sabe llamar al ayahuasca es fácil todo imposible.  

Porque hasta la ceniza se vuelve agua cuando un sediento la besa.

(En: Las tres mitades de Ino Moxo.  Iquitos : Proceso, 1981)



.........................
Video


Icaro Ayahuasca
Wilder Palla Flores - Curandero
subido por Scott Knudsen




Kené
(shipibo-conibo)
Subido por talleres de animacion
Sobre el problema de la interpretación del significado del Kené, se puede consultar  los textos de Belaúnde y Brabec & Brabec


.........................

Enlaces:

Acerca del ícaro o canto shamánico - Rosa Giove (centro Takiwasi)
El  ícaro cambiante.  Lenguaje y curación en Santa Rosa de Huacaria - Alison Sever
Las narrativas chamánicas del ayahuasca y la producción de la literatura neo-indigenista - Steven F. White 
Kené: arte, ciencia y tradiciòn en el diseño shipibo - Luisa E. Belaúnde
La corona de la inspiración: los diseños shipibo - konibo y sus relaciones con cosmología y música. - Brabec & Brabec